Warning: Creating default object from empty value in /homepages/23/d150196654/htdocs/letrassueltas/wp-content/themes/editorial/functions/admin-hooks.php on line 160

En hom­e­naje a El Eternismo,

a los 15 años de un man­i­fiesto inédito


Jódete   Qué­mate las pes­tañas en la luz de los recuerdos

Apresúrate a com­prar el último libro

de ese viejo poeta que te obse­siona   Y ven rápido

a tu escon­drijo a empuñar el bolí­grafo y el cigarrillo

Coloca la jarra de limon­ada en la mesa

Cor­revei­dile a la tris­teza de antier

cuál era el color exacto del día que murió tu padre

Embor­ráchate de nos­tal­gia   Empieza un verso

Apúrate pen­dejo que por ahí entre tus glándulas

tran­sita la vejez inerme

“Qué tra­ba­jos tan her­mosos tiene la vida”

Raúl Gómez Jattin

 

Toronto, Junio 18 de 2012

Por Osvaldo Arteaga 

(En prim­i­cia para Letras Sueltas)

 

Atolon­drado por el tiempo, a los 18 años ya había escrito var­ios libros:

una nov­ela breve por encargo,

una auto­bi­ografía prematura

y var­ios poe­mar­ios eróti­cos y desesperanzados.

Pronto llegué a ser parte de un movimiento lit­er­ario (efímero como todos…) que una tarde de cerveza en un antro sobre la sép­tima que llamábamos La Pro­mo­ción, con­ce­bi­mos como El Eternismo.

El azogue nos duró unos días.

Poco a poco dejé de escribir.

25 años después, tras un viaje a los Andes y una coin­ci­den­cia, encon­tré de nuevo esos mis­mos libros en una caja sin rótu­los cuya exis­ten­cia había olvi­dado por com­pleto. Todo lo que en ella había ter­minó en la basura, excepto los libros en cuestión.

¡Habían pasado 25 años desde que los había escrito!

Leí con calma cada una de esas letras.

La nov­ela y la auto­bi­ografía me han recor­dado a ese joven de otro tiempo obse­sion­ado con el amor y la muerte (una prosa patética por cierto). Sin embargo, de los poe­mas he reco­brado unos cuan­tos que, en con­tra de todos los pronós­ti­cos, con­tinúan cifrando mis días, justo ahora que estoy volvién­dome a

encon­trar.

Yo no lo sabía hasta que los volví a leer.

Asom­bra el sarcasmo.

Una con­clusión saqué de todo esto: esos ver­sos suel­tos que alguna vez escribi­mos, no podremos nunca volver­los a escribir. Ahora mismo estoy dudando de que los haya escrito.

Ingen­uos,

lúdi­cos,

lograron no sé cómo

atra­par ese momento que sobrepasa a todos los otros que soy y que seré. El lec­tor notará que ninguno de estos poe­mas es de antología y que lo más prob­a­ble es que me arrepi­enta en el futuro de haber­los publicado.

A mí poco me importa ya.

Hoy sé que esos versos

y no otros

son lo único que con­tinúo escribiendo.

 

 

 

10 poe­mas de Osvaldo Arteaga

 (Selec­ción del autor)

 

 

para los cóm­plices de El Eternismo

 

 

 

¡HASTA NUNCA!

 

Esta noche

cuando ella

comience

a sonar

como bolero,

brindaré

por lo de siempre

con mi aleta

exten­dida

con mi existencia

de mano

y entonces le daré gracias

al des­tino

porque el ron

no se ha acabado

y los cubos

cubanos

de hielo

con­tinúan

tan sexys como siempre

 

***

 

DE NUEVO

 

Voy a comen­zar de nuevo:

 

la misma estrella en la oreja

sigue lloviendo

otra vez en la ruina

feliz de angustia

ansioso por un beso en la rodilla

 

Pero voy a comen­zar de nuevo:

 

la misma estrella en la oreja…

 

***

 

YO FORASTEO

 

Yo foras­teo en cualquier lao y me ladeo

quise extran­jerir como Camus

Naufrag­i­mos”, dec­i­mos alcoholando

torpe de mi secue­lando poesía

 

Pero ya no

¡No más poesilánime!

ves­tigido alfa­betarro pario

sólo som­bras de no tener qué pronunciar

sólo eso

tarareos de espuma bilis

sur sur muros

mur mu surros

ese faro titilando

en un mar congelao

aban­donao

 

Ha… ¿y las mujeres?

Me due­len en la nuca

con las cien sienes

de noche en el hostal

 

***

 

TRANSPIRANDO ALCOHOL

 

Tran­spi­rando alcohol

con pare­des de entusiasmo

ya no doy más

 

Calvo en el fondo

sin cabeza

frígido de sociedad

anciano de talentos

(aunque nunca me gustó la pipa)

¡samovar!

 

La poesía debe des­or­denar otras fibras

Esto no es poesía

 

***

 

ADVERTENCIA

 

 

el secreto del amor

está

en que alguno de los dos

no le tema a los insectos

 

***

 

ATRAJO

 

Todo comienza

con el atrajo

después

si se concibe

el amor­tuo­rio

y sí, acepto hasta la muerte

pero todo comienza con el atrajo

y

para los que no han imaginsexo

con un orgas­molo­quio sin secuencia

y con jadeos lúbricos

es ver­dad que en algunos casos

puede lle­gar hasta el climaxeterno

y mirada loca y cigarrillo

pero igual

siem­pre será primero el atrajo

amor­dazado

o incon­se­cuente

no importa

y luego

si quedan lucecitas

la tan anhelada conflagracionirvana

y Te amo con el príncipe

 

***

 

APUNTE

 

Siem­pre dicen

los poetas

que afuera llueve

o que llovió tanto

o que ya no lloverá

o que no para

o que no para

y que el desgano

o el des­garro  (como sea)

de las nubes

crea lagu­nas

nos­tal­gias

y

en el peor de los casos

bron­coneu­monías

que ter­mi­nan en muerte.

Esto último es bas­tante poético.

 

***

 

ACOSTALADOS

 

Acosta­l­a­dos de lado

yo

extrañando tu ombligo

mi ahogado príncipe que ya no se acuerda del teléfono

¡cor­ta­mos el cable!

Ramar­ré­monos entonces sin los nudos

qué te parece

sin los nudos

si acaso con laberintos

Tú me traicionas

yo te traiciono

¿por eso no se acaba?

 

***

 

DISTINTE

 

Antes

de regre­sar

y ver­i­ficar

con mis recuerdos

los apuntes de la memoria

yo la contemplo

como agua

en lo que queda

y ella

me mira

indifer­ente

como trueno

 

***

 

EL ETERNISMO

 

querer ser

lo que se fue

sin siquiera saber

lo que se es

y

no obstante

de algún modo

ser

No hay posts parecidos.

Tags: , ,

No comments yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.